Lily

Lily
....Amar hasta que duela, y una vez que duela, amar más...

jueves, 31 de mayo de 2012

¿Qué hago si mi media naranja es toronja?


a)     Resumen del Libro “Que hago si mi media naranja es toronja” Dr. Jesús Amaya y Dra. Evelyn Prado.
Los enigmas del hombre y la mujer.
Es un hecho que las parejas unidas actualmente vivirán más años con su compañero que antes y necesitarán, además de un amor incondicional, un conocimiento profundo de sus diferencias, para que la tolerancia no sea vista como un acto de sacrificio y abnegación, sino de aceptación y privilegio.
Un amor fincado solamente en la pasión pronto se apaga, a medida que el polvo de las decepciones va mermando la relación y la intimidad de la pareja. En el curso de la convivencia con una persona, construimos toda una serie de fantasías y expectativas sobre la relación, muchas de ellas fundamentadas desde mi punto de vista: desde mi propio género. Y por ende terminamos por darnos cuenta de que nuestro príncipe azul no es tan azul y ni siquiera príncipe, sino un hombre carne y hueso. Algunas mujeres todavía tienen la ilusión de que con un simple beso transformarán a su feo sapo en un príncipe encantador.
En una pareja, la mujer es la única de las dos personas que al casarse se libera del mando de sus padres y traza su propia vida de acuerdo con sus pensamientos e intenciones. El hombre es el único de las dos personas que al casarse pierde la libertad que sus padres le dieron y vive bajo el mando de su mujer, y traza su vida de acuerdo con los pensamientos e intenciones de ella.
Desde nuestro punto de vista, la analogía buscar y encontrar nuestra media naranja es un error, ya que el otro sexo tiene más diferencias que similitudes y hasta puede tratarse de una persona totalmente incompatible. Se dice que los polos opuestos se atraen. Estamos más de acuerdo con esta premisa, ya que aquí podemos encontrar nuestra complementariedad.
Necesitamos cambiar la idea de buscar y encontrar a nuestra media naranja para comprender y tolerar a nuestra media toronja.
Seamos conscientes de que nunca podremos cambiar y transformar a una toronja en naranja, pero podemos comerla si estamos dispuestos a endulzarla.
La vida en pareja requiere no sólo reconocer las diferencias del otro para aceptarlas, sino también morir nosotros un poco cada día para crecer en el otro.
Importancia de entender a nuestra media toronja biológicamente.
Desafortunadamente, la tendencia para lograr una equidad entre los géneros se ha desviado, debido a un esfuerzo irracional por parecernos al otro sexo, conductual y físicamente , con el consiguiente rechazo de las diferencias propias que nos da nuestro propio sexo.
La tendencia de igualdad de sexos ha provocado una mayor aceptación y compañerismo con el otro género, pero hemos perdido el respeto y la gentileza. Una relación de pareja exitosa puede predecirse cuando ambas partes se reconocen y aprecian sus diferencias, no sólo físicas sino también intelectuales, cognitivas, sociales, emocionales y por supuesto, cerebrales.
Diferencia entre los cerebros de hombres y mujeres, en estructura y función.
El cerebro en la edad adulta, pesa un poco menos de un kilogramo y medio, pero el cerebro del hombre pesa casi 15% más que el de la mujer, es decir, que es un poco más grande. Al nacer, el cerebro pesa alrededor de medio kilogramo, con 100 billones de neuronas (células nerviosas). Un niño tiene u promedio de cuatro billones más de neuronas que una niña.
El cerebro está dividido en dos hemisferios. El hemisferio izquierdo es un poco más grande en las mujeres que en los hombres, proporcionalmente; en cambio, en los hombres el hemisferio derecho es un poco más grande. Algunas de las funciones más importantes que desempeña el lado izquierdo de nuestro cerebro son el habla, el lenguaje, la lectura y la escritura, en cambio, el lado derecho tiene a su cargo funciones como la percepción y el desarrollo espacial, la capacidad musical, la creatividad y la imaginación.
La mujer tiene, un mayor número de conexiones dendríticas-esto es, más conexiones entre las neuronas- y por tanto tiene más materia o sustancia gris. En el hombre, los axones de las neuronas son más largos y por tanto tiene más materia o sustancia blanca. Estos hechos pueden explicar por qué la mujer tiene mejores habilidades verbales y el hombre tiene mejor desempeño en tareas especiales (Gur, 1999).
El hombre focaliza la actividad cerebral en uno u otro hemisferio en forma separada. En cambio la mujer utiliza los dos hemisferios simultáneamente el procesar el lenguaje. Esto se debe a que el cuerpo calloso de las mujeres es 20% más grande que el de los hombres. Este cuerpo calloso facilita la comunicación entre ambos hemisferios y en la mujer resulta en un mejor desarrollo del lenguaje y un pensamiento más holístico (integral).
Además de los hemisferios, el cerebro está dividido en cuatro lóbulos: frontal, parietal, temporal y occipital. El lóbulo frontal es la parte del cerebro que se encarga de la voluntad, de la toma de decisiones, del control de la impulsividad y la agresividad, la responsabilidad. Este lóbulo es el cerebro de la civilización. El lóbulo frontal madura más rápidamente en la mujer que en el hombre, casi cuatro años más rápido.
Los lóbulos parietales, ubicados en la parte superior de la cabeza, tienen la función de regular la emoción y la percepción táctil. Los lóbulos temporales, ubicados en la parte superior de nuestras orejas, tienen la misión de interpretar y traducir voces y expresiones verbales en códigos verbales para su comprensión. Y por último, el lóbulo occipital, en la parte posterior de la cabeza (por la nuca), tiene la tarea de la percepción visual.
Otra área importante del cerebro es el sistema límbico, el cerebro emocional, tiene la misión de controlar la vida afectiva de las personas y almacenar información en la memoria. Contiene componentes que regulan nuestro estado emocional como la ansiedad, el estrés y el miedo. Algunas zonas en esta área son la amígdala, el hipocampo y el hipotálamo. Gracias a la amígdala, las mujeres de 17 años son capaces de explicar con detalle y sin dificultad sus emociones. Esto solo ocurre en las mujeres, ya que su cerebro es “más afectivo” que el de los hombres. En cambio los varones estarán estancados en sus expresiones afectivas. El hombre tiene mayor dificultad, no sólo en reconocer sino expresar, en forma abierta, sus emociones.
Estilo de aprendizaje entre hombres y mujeres y su cerebro.
Las formas de aprender entre los géneros difieren. Las niñas responden mejor a situaciones de aprendizaje no competitivas y de cooperación; en cambio, los niños son motivados más efectivamente por ambientes competitivos. A las niñas les gusta tener metas claras y pedir ayuda; los niños casi no utilizan estas estrategias. Las niñas usan más sus dedos para contar, los niños utilizan la cabeza. Las niñas prefieren leer novelas o historias cortas, los niños historias de ciencia ficción. Recordemos que el amor crece a partir no sólo del descubrimiento de las similitudes, sino además, del entendimiento y tolerancia de las diferencias.
¿Por qué mi hombre habla sólo monosílabos?/¿Por qué mi mujer no deja de hablar un momento?
La niña es la primera en hablar, incluso puede aprender un segundo idioma más rápido que el niño. El cerebro femenino está dispuesto al desarrollo verbal, más rápido que el masculino. El desarrollo temprano de la hormona testosterona disminuye el crecimiento del hemisferio izquierdo y acelera el del derecho.
En el cerebro se localizan dos áreas, la Broca y la de Wernicke. La broca tiene la función motora del lenguaje (el habla). La  Wernicke desarrolla el aspecto semántico del lenguaje (comprensión del lenguaje verbal y escrito). Estas 2 áreas están mejor desarrolladas en la mujer. Las mujeres hablan mejor por que escuchan mejor. El lóbulo temporal que regula la percepción auditiva, se desarrolla más rápido en las mujeres. El hombre en promedio habla 3000 palabras al día, la mujer poco más de 8000. Por ello debemos entender que cuando el marido llega a casa ya se gasto sus 3000 palabras y su conversación se expresa en monosílabos, mientras que si las mujeres se quedaron en casa sus 8000 palabras deben estar casi intactas. El cerebro femenino responde de forma más significativa a las palabras y el masculino a las acciones.
Lo que los hombres deben entender que estas acciones no es desconfianza o celos; para la mujer es una forma de iniciar una conversación. El cerebro femenino se alimenta de afectividad, palabras y conversaciones. Se recomienda que la mujer salga con amigas por lo menos 2 veces a la semana. Si buscan esta clase de interacción verbal con un hombre será imposible, la mujer comunica sentimientos y emociones y el hombre comunica pensamientos. La conversación de la mujer no solo lleva afecto sino asociación. La mujer va enriqueciendo con otras ideas relacionadas los conceptos expresados.
La mujer necesita comunicar sus sentimientos a las personas que ama y espera la misma respuesta. Sin embargo el hombre, no es el mejor comunicador y la mujer no interpreta como descortesía, egoísmo e indiferencia hacia su amor, lo que puede provocar hasta una separación.
La comunicación sí existe entre el hombre y la mujer, pero con distinto código. En el hombre solo existe el objetivo de hablar. Al hablar es parco, concreto, sintético e imperioso. Se comunica solo cuando hay necesidad. La mejor forma de entrar en comunicación con él es a través de una actividad. La verbalización del hombre no es continua sino periódica. La mujer debe aprender a respetar los momentos de silencio del hombre. La forma como el hombre y la mujer experimentan su intimidad son esencialmente opuestas. Las mujeres esperan un intercambio verbal de sentimientos, el hombre prefiere y disfruta más del silencio.
¿Por qué mi hombre no puede seguir 3 o más instrucciones al mismo tiempo?/¿Por qué mi mujer no deja de hablar un momento?
Las mujeres tienen 15 a 20% más de materia gris que los hombres, constituida por las dentritas y el cuerpo de la neurona, las dentritas son ramificaciones que tienen la función de conectar las neuronas entre sí, y los axones son prolongaciones de las neuronas, que transmiten los impulsos nerviosos. En los hombres los axones son mas largos y prolongados que la mujer.
El cerebro de la mujer es más denso que el del hombre y con mayor número de terminaciones nerviosas, tiene una mayor capacidad de relación cognitiva que el hombre, por eso es normal que una mujer divague y algunas veces enrede su conversación.
 El hombre dirige la palabra a otro hombre solo cuando tiene la necesidad de comunicar una idea, por otro lado la mujer no solo está preocupada por comunicar pensamientos, sino además lo más importante sus sentimiento. Las mujeres no tienen tiempo de terminar sus ideas en una conversación. La mujer no solo tiene ramificaciones dentríficas más extensas que el hombre sino además se ha encontrado que sus dos hemisferios funcionan simultáneamente cuando se activa el lenguaje. Y un hombre cuando expresa sus ideas de forma oral, solamente activa su hemisferio izquierdo. Para la mujer es más fácil realizar distintas actividades, mientras que el hombre necesita concentrarse en una sola para poder realizarla. ¿Cómo pedirle un favor a un hombre y que lo haga bien? la clave está en la claridad, orden y brevedad del mensaje.
El hombre necesita organizar y jerarquizar sus pensamientos antes de llevarlos a la acción, pero no así la mujer: Sin importar el orden del pensamiento o su jerarquía, ejecuta la acción. El hombre y al mujer difieren en el tipo de razonamiento y en el estilo para la solución de problemas. El hombre tiene predisposición a ser más deductivo y la mujer más inductiva.
A la mujer se le conquista por sus lóbulos parietal y temporal y al hombre por su lóbulo occipital.
 Las amistades entre niñas son diferentes que las amistades entre niños, las niñas se reúnen para pasar el tiempo juntas y los niños para compartir un interés. En los hombres la actividad es lo importante y en las mujeres lo importante es la conversación. Las niñas maduran más tempranamente su lóbulo temporal superior cuyas funciones son la discriminación y la percepción auditiva así como su lóbulo frontal que se centra en la organización y planeación de la vida. En cambio en los niños madura más pronto que en otras áreas del cerebro su lóbulo occipital y la corteza sensorio motora que se relaciona con el desarrollo visual y motor.
A la mujer se le enamora por medio de sus lóbulos parietales y temporales y al hombre por su lóbulo occipital. La percepción táctil de la mujer es 10 veces más sensible que la del hombre por lo tanto el contacto físico tiene un mayor significado emocional en las mujeres que en los hombres, por el contrario el hombre cuando siente la necesidad de llegar a la intimidad con una mujer busca el acercamiento físico. El hombre busca el acercamiento para satisfacer un deseo carnal y la mujer para satisfacer un deseo emocional. El apasionamiento de la pareja comienza a disminuir cuando la rutina comienza a invadir la relación el cerebro de la mujer lo interpreta como un desvanecimiento de amor y por su parte el pensamiento del hombre no alcanza a percibir la necesidad que tiene su pareja del contacto físico además del tacto a la mujer se le conquista mediante su lóbulo temporal que es la percepción auditiva. El funcionamiento del cerebro del hombre semeja al de un niño autista, el autista vive ensimismado en su mundo.
Ya que hablamos de que a la mujer se le conquista por su lóbulo temporal, afirmamos que el cerebro femenino requiere en gran medida de palabras bonitas para mantener su cerebro estable y protegido de los trastornos emocionales comunes en las mujeres como la depresión, un sentimiento pesimista u negativo de la vida, ansiedad, histeria o paranoia, sin embargo el hombre expresa y comunica pensamientos o ideas pero muy pocos sentimientos.
En los estudios neurológicos se observa una sobre activación del lóbulo occipital en el hombre cuando ve a una mujer bella, en cambio la mujer ver a un hombre atractivo su cerebro a penas reacciona. La mujer se da cuenta fácilmente cuando un hombre posa su mirada en otra mujer o en objeto ya que la visión masculina se caracteriza por ser recta o de túnel en cambio es muy difícil notar cuando una mujer ve a otro hombre ya que su visión es holística y global.
El cerebro es capaz de determinar y controlar sus conductas mediante el ejercicio de la voluntad y la educación del carácter.
¿Por qué mi mujer no perdona y menos olvida?/ ¿Por qué mi hombre olvida nuestro aniversario y hasta mi cumpleaños?
En la parte central de nuestro cerebro se encuentra el sistema límbico, que regula el aspecto emocional de la persona y uno de los elementos neurológicos de que consta es el hipocampo, considerado como la puerta de entrada al proceso de aprendizaje y a la memoria. La función del hipocampo es crucial en el proceso de la memoria, ya que de aquí envía la información significativa a la corteza cerebral para ser almacenada en la memoria a largo plazo permanente. El hipocampo de la mujer es 15% más grande que el del hombre.
La mujer nunca olvidará ninguna experiencia que sufra o viva y pase por su filtro afectivo. Las experiencias de enamoramiento y amor provocan grandes reacciones bioquímicas recordar estos hechos representa para la mujer una prueba de amor y muchas veces se desilusiona de su pareja que no los recuerde o no les de importancia.
El tamaño del hipocampo del hombre es más pequeño, por lo tanto es menos emocional y afectivo esto le impide transformar sus experiencias cotidianas y especialmente as amorosas en percepciones significativas para su corteza el hombre en general requiere de un poco de ayuda por parte de su pareja para recordar ciertos aniversarios. La mujer por su capacidad de recordar todo lo que la impacta emocionalmente desarrolla mas rencor y desprecio hacia las personas que la hayan lastimado afectivamente, en cambio los hombres pueden discutir y hasta pelearse a golpes y minutos después estar jugando como si no hubiera pasado nada. La mujer no debería interpretar como una señal de desamor de su pareja el olvido de detalles, lo que sucede es que el cerebro del hombre no está hecho para expresar verbalmente sus sentimientos ni para recordarlos, sino para demostrarlos.
¿Por qué los hombres son tan lentos y las mujeres tan desesperadas?
El cerebro de la mujer es mucho más activo e intenso que el del hombre. Una parte muy importante del sistema límbico es el glangio basal, su función más importante es relacionar el pensamiento con la acción, o sea que relaciona el pensar con el hacer y en general este glangio es más activo en las mujeres que en los hombres. Por ejemplo la mujer no podrá dormir hasta que su cerebro esté seguro de que no hay algo pendiente o incompleto por hacer en cambio el hombre si se acuerda de que dejo algo pendiente dice “mañana lo hago”.
El niño nunca hará la tarea, ya que su glangio basal funciona en forma pasiva y provoca menor responsabilidad y mayor apatía, lo que el cerebro de un niño o adolescente requiere es mayor firmeza y disciplina para obligarlo a que los pensamientos, ideas y deseos se conviertan en acciones. Cuando en los niños se requiere de una voz más firme para que su cerebro se active y reaccione a los requerimientos y responsabilidades de su medio, en las niñas en cambio este tipo de disciplina rígida, puede provocar efectos negativos en su desarrollo emocional. El cerebro de la niña reacciona más positivamente en un ambiente cálido y de confianza.
El cerebro del hombre para ser activo y sano requiere ser reconocido y necesitado. Por ello la mujer debería buscar actividades propias y únicas que su pareja pueda realizar con éxito y le permitan ser reconocido.
El hombre si no es requerido y respetado en el hogar buscará en su trabajo refugio, trabajará horas extra y buscará escusas para trabajar los fines de semana. Para analizar los efectos académico, cognitivo y social de los estudiantes ocasionados por el cambio de una escuela exclusiva para un solo género nos damos cuenta que uno de los ámbitos más importantes ha sido con respecto al esfuerzo, energía, iniciativa y dedicación de los varones. Las niñas muestran mejor desempeño en sus tareas y aprendizaje y toman la iniciativa en muchas de las actividades escolares. El hombre requiere un espacio propio, donde la mujer no pueda intervenir y menos competir con él. La mujer actual debe aprender a ceder algunos campos y tareas a su pareja para que se sienta necesitado, por otro lado por su propia biología la mujer quiere sentirse protegida y por consecuencia una de las características que busca por lo común en su pareja es que tenga un alto status, no solo económico, sino también social, profesional, intelectual y académico.
Se afirma que cuanto más éxito tenga la mujer en los niveles académico y profesional hay mayor probabilidad de que el matrimonio tenga más conflictos y termine en divorcio. El futuro de la pareja no se ve alentador en la dirección que lleva actualmente y que tanto el hombre como la mujer necesitan adoptar otras estrategias para lograr mayor armonía en su relación. Si la mujer tiene mejor proyección profesional y económica que su pareja le conviene aceptar al hombre en su realidad y tener el cuidado de reconocerle sus logros y éxitos, por mínimos que sean, en cambio al hombre le conviene permitirle a la mujer su desarrollo profesional y nunca obstaculizarla por celos o envidia.
¿Por qué los hombres sólo piensan en el sexo?/¿Por qué las mujeres solo en el amor?
¿Cuál es la relación entre amor y sexo? La base neuroquímica tanto para el amor como el sexo en la mujer es la hormona oxitocina, que es la misma que se produce cuando una madre amamanta a su bebé, en cambio en el hombre la hormona que provoca el deseo sexual es la testosterona la misma que influye en la conducta agresiva. La sexualidad de la mujer en general está más relacionada con la relación afectiva y la intimidad con su compañero que con un simple impulso, para la mujer el cariño, la seguridad, la aceptación y el amor, son sus objetivos principales al entrar en relación con el sexo opuesto y la satisfacción del deseo sexual queda en segundo término. En el hombre tanto el deseo sexual como la agresividad forman parte del mismo mecanismo el cerebro masculino predispone a una satisfacción sexual inmediata, por ello el hombre incurre más en infidelidad que la mujer.
El hombre focaliza en un solo punto su atracción y amor hacia la mujer, o sea en el lóbulo occipital, la mujer en cambio, ama y se entrega con todo su cerebro. El hombre lo único que necesita es ver una mujer que le parezca atractiva para desearla, en cambio la mujer en el caso más común para desear a un hombre necesita conocerlo primero, salir, conversar, comer juntos, para crear vínculos afectivos y en esta medida, después de un tiempo aceptar acostarse con él. En la mujer además disminuye el interés sexual al tener su primer hijo, ya que al sentirse demandada y amada su carga hormonal produce sentimientos de placer, bienestar y felicidad en su cerebro y su hijo es ahora su prioridad. Por lo tanto el hombre requiere de mayor esfuerzo e iniciativa, el varón necesita cortejarla, seducirla y enamorarla para producir serotonina en su cerebro y provocar así un estado de éxtasis y felicidad, lo que promoverá un mayor deseo sexual en ella.
El amor de la mujer es exclusivo y egoísta, generalmente no soporta que su novio o esposo vea a otra mujer, se siente engañada y defraudada, desafortunadamente el amor en el cerebro del hombre no tiene la misma tendencia que en la mujer, el hombre ama a una sola mujer, pero esto no significa para el exclusividad en pensamiento y acción.
El cerebro masculino se excita al contemplar a una mujer bella e incluso puede crear en ese momento toda una serie de fantasías sexuales pero al reaccionar así esto no significa, que engañe a su pareja, le sea infiel o no la ame. La mujer no debería sentir celos del trabajo o de sus amigos de su novio, sino reconocer que son medios para que el hombre active su testosterona y esto redundará en mayor amor y comprensión hacia ella.
Quiero estar contigo/Pero yo quiero estar solo.
El cerebro femenino está diseñado para ser alimentado con afecto y satisfacción, en donde las amistades y las relaciones interpersonales desempeñan un papel esencial para su crecimiento, tanto a nivel personal como social. Desde pequeñas la mujer busca estar juntas, en cambio el hombre va solo al baño, la mayoría de las veces. Para él no es importante la relación humana, a menos que vaya de por medio una actividad importante, en cambio para ellas la actividad no es lo importante sino continuar la charla y estar juntas. En la actualidad el hombre ha heredado algunas de las cualidades: busca espacios y momentos de privacidad, disfruta el silencio al leer un buen libro o al ver un programa de televisión o realizar una actividad en soledad, como reparar y darle mantenimiento a su automóvil. La mujer debería comprender, permitir y, aun más, impulsar, que su hombre realice esas actividades, y descubrirán a un novio y esposo más agradecido y dispuesto a entregarse en cuerpo y alma a su amada. El hombre la mayoría de los problemas los resuelve a través de la negociación. Entre los hombres raramente hay conflictos, enojos o rencores, ya que normalmente se reparten en forma equitativa obligaciones, deberes y responsabilidades y así lo aceptan tácitamente. Las mujeres arreglan sus problemas en forma distinta, a través de la solidaridad. Cuando una de ellas tiene una dificultad, las demás la acompañan hasta que resuelva su problema. Hay mayor empatía entre ellas que entre los hombres. Esta actitud se convierte en un hábito que domina toda su vida.
El hombre se energiza al resolver sus problemas, hacer dinero, tener éxitos, aceptar riesgos, enfrentar peligros, etc. Estas son actividades que le reducen el estrés y normalizan el flujo de testosterona en su cerebro. En cambio, la mujer se energiza al leer una novela romántica, ser invitada a cenar, o ver una película por el sexo opuesto; al realizar estas actividades se produce serotonina que promueve sus hormonas de estrógeno y oxitocina, que provocan un estado de éxtasis y felicidad en su cerebro.
Cuando el hombre dice no, significa no/Cuando la mujer dice no, significa quién sabe.
La mujer tiende a ser vaga en comunicar sus ideas a su esposo. El objetivo más importante de comunicación entre las mujeres es la transmisión de sentimientos y pocos pensamientos. El hombre solo escucha ideas y no emociones. El hombre solo da soluciones a lo que escucha. El hombre entonces en vez de dar soluciones a las palabras de su pareja, debería descubrir lo que esconden sus mensajes y averiguar con preguntas qué es lo que quiere en realidad y la muer requiere ser más explícita y directa en comunicar deseos. Las mujeres muestran preferencia hacia los hombres que reflejan solidez, asertividad y autoridad en su profesión y en sus relaciones sociales. Las mujeres procuran elegir compañeros inteligentes cuando su relación es a largo plazo. Pero además las mujeres del nuevo milenio buscan hombres más empáticos, más comunicativos, más emocionales, más colaboradores y más sensibles a las necesidades e intereses femeninos. Por su parte, los hombres suelen tener pánico al compromiso a largo plazo con mujeres inteligentes, profesionistas exitosas y con mayor ingreso económico que ellos. La mujer desea que su pareja vaya más allá de las palabras y descubra sus pensamientos y sentimientos… que sólo otra mujer puede entender. Las mujeres reaccionan en forma similar ante situaciones románticas y amorosas, debido a que sus cerebros se activan por medio de las mismas hormonas: estrógeno, progesterona y oxitocina, además del neurotransmisor bioquímico, la serotonina. Su biología las predispone a ser más emocionales, empáticas, comunicativas y sensibles ante las conductas afectivas de los demás.
Cuando el hombre responde sí, significa sí y cuando responde no significa no. No existen aquí intensiones ni mensajes ocultos, simplemente pensamientos e ideas directas y evidentes.
Cuando los hombres quieren algo, simplemente lo piden. Cuando las mujeres quieren algo, hacen referencia indirecta a ello y esperan la respuesta correcta de su compañero. Los hombres carecen de esa habilidad femenina, ya que tienen dificultad para prestar atención a lo que les rodea. La mujer soporta mejor el dolor y se enferma menos que el hombre y cuando cae en cama es porque realmente se siente muy mal. Si la mujer confía en que su compañero se dará cuenta de lo que le sucede y que tomará la iniciativa para atenderla, puede desilusionarse.
Familias del nuevo milenio: mejores esposas, pero peores maridos; mejores padres, pero peores madres.
  La mujer, en la actualidad, está muy preocupada en cómo complacer a su novio o marido: estudia una profesión y hasta un posgrado para cumplir las expectativas intelectuales de una sociedad cada vez más tecnificada, donde el conocimiento es fuente de estatus y poder; trabaja para contribuir con su ingreso económico al mantenimiento del hogar y no dejar a su pareja la responsabilidad de solventar todos los gastos; procura tener pocos hijos para no descuidar sus nuevos deberes como esposa: mantenerse bella y atender sus compromisos sociales y profesionales, y se preocupa por lograr la máxima satisfacción sexual de su pareja.
Las mujeres luchaban por tener una relación a largo plazo; y el matrimonio, hasta cierto grado, lo garantizaba. Sólo se justificaba la soltería cuando elegía la vida religiosa para ser consagrada a Dios o decidía vivir con sus padres para cuidarlos.
El matrimonio beneficia más al hombre que a la mujer. Un hombre casado es menos adicto al alcohol, trabaja con más responsabilidad, gana más que los hombres solteros, expresa mayor religiosidad y reduce las diversiones con los amigos.
A la mujer actual le interesan menos sus hijos, los deja solos con frecuencia por motivos laborales, sociales o simplemente recreativos y se resiste a comprometerse con ellos.
Las nuevas madres muestran mayor estrés en la educación de sus hijos y la incapacidad de fijar reglas de disciplina en el hogar. Desafortunadamente, el padre, al convertirse más en amigo de sus hijos, ha dejado de ser la persona que imponía disciplina, que tenía la última palabra y su autoridad era incuestionable. Los pollitos ahora se han convertido ahora en los gallos del hogar.
Ambos padres necesitan hacer frente a estos niños con una actitud de respeto, pero a la vez de firmeza. Lo primero que deben dar a sus hijos es amor y comprensión, pero lo segundo es crear ambiente familiar seguro y estable.
b)     Juicio Valorativo.
Como estudiantes de Maestría en Ciencias de la Familia es una de las principales áreas donde podemos desarrollarnos, la consultoría, dentro de ésta también existen especialidades, una de ellas, la terapia de pareja. Desafortunadamente el contexto científico, familiar, económico, moral, político, psicológico, social y humano que se está viviendo en la actualidad ha ocasionado que en los últimos tiempos el índice de divorcio se haya incrementado, 14 divorcios de cada 100 matrimonios[1]; pero además los jóvenes en la actualidad simplemente no quieren casarse, han dejado de creer en el matrimonio, lo consideran innecesario y además problemático “por si tienen que divorciarse”. Definitivamente los tiempos han cambiado, los problemas entre parejas ahora son: por ejemplo, un celular. “Mi esposo llega a la casa pero no deja el celular, llega pero en realidad está ausente, en ese caso mejor que siga en la oficina, nunca nos hace caso” ¡Qué fuerte! ¿No creen?, hemos sustituido la convivencia familiar por un aparato electrónico, la comunicación ahora es en “línea” y aunque el término sea usado para cuestiones meramente en el mundo del internet,, está realmente bien usado, incluso para uno de ciencias de familia; efectivamente nuestra comunicación es en “línea”, solo de frente y para un lado, olvidándonos por completo, que, como personas, somos seres sociales y que para lograr nuestra estabilidad personal, nuestro entorno familiar y afectivo deben estar siempre “circulando” y que además cada uno de estos “papeles” que representamos a lo largo de nuestra vida, son la base para el desarrollo personal no solo nuestro, sino seguramente de las personas que viven día a día con nosotros.
¿Cómo ayudar entonces? ¿Cómo utilizar este contenido tan interesante sobre la diferencia de género, según la neurociencia?
 Si revisamos la principal causa de divorcio en México, encontramos la siguiente:
Mutuo Consentimiento[2] el 95% de éstos. ¿Qué significa?, en términos legales está muy claro, los dos decidieron por mutuo acuerdo separarse. Ahora bien, en términos familiares ¿Qué significa? Dicen algunos: que no nos entendimos, incompatibilidad de caracteres .Efectivamente, en muchos de los casos es así, falta de conocimiento, que los matrimonios confunden con entendimiento.
Las mujeres a pesar de la vida tan agitada que están viviendo, siguen pretendiendo al “príncipe azul” y además en su “corcel blanco” y los hombres a la “Cenicienta” que haga limpieza en casa y que no de opiniones, pero no han logrado descubrir que esas grandes diferencias, se casen o no, lo hagan con uno o con otro, serán sino en todos los casos, en la mayoría de estas las mismas, simplemente porque esos detalles no son causados por incomprensión, es simplemente una cuestión biológica y natural y que desafortunadamente no hay forma de solucionarlo; sin embargo, entendiendo pero sobre todo conociendo podemos entonces saber cómo reaccionar y que esperar y no ahogarnos en un vaso con agua, con problemas que en términos prácticos son muy sencillos de resolver.
Nuestra labor como familiólogos es ayudar a los matrimonios, familias, parejas y personas a discernir puntos de vista; a valorar cada situación y ponerlas en su exacto contexto. Ayudarlos a identificar esos pequeños detalles que marcan la diferencia entre un matrimonio para toda la vida y uno de 3 meses.
Cada reacción femenina y/o masculina tiene generalmente un ¿Por qué y para qué?, y eso es precisamente en lo que deberemos contribuir como futuros familiólogos, en identificar esos porqués y buscar soluciones en los que ninguno de los dos pierda y todos salgan ganando. En los que encontrando la solución al problema encontremos un ganar, ganar, en el que ceder y perder algunas batallas no signifique perder la guerra, sino por el contrario ganar confianza, amor y respeto.
Esa es nuestra labor, “Edificar al matrimonio, para Edificar a la sociedad”.





[1] http.www.inegi.org.mx/inegi/contenidos/espanol/prensa/default.asp?c=269&e=
[2] http://cuentame.inegi.org.mx/poblacion/myd.aspx?tema=P

2 comentarios:

  1. BUEN DIA, ME HA GUSTADO MUCHO TODO LO QUE HAS ESCRITO, DE HECHO ME HA QUEDADO CLARO MUCHAS COSAS DE LAS CUALES NO TENIA NI IDEA DE PORQUE SE PRESENTABAN EN MI MATRIMONIO, DESGRACIADAMENTE, QUIZAS LA INFORMACION HA LLEGADO UN POCO TARDE, DEBIDO A QUE MI ESPOSA ME ESTA PIDIENDO EL DIVORCIO, EN TEORIA PORQUE ANDA CON OTRA PERSONA, AUNQUE SIENTO QUE ESTA CONFUNDIDA E ILUSIONADA, PERO BUENO, AUN SIGO CON LA ESPERANZA DE PODER LOGRAR UNA RECONCILIACION.
    AUN ASI, LO ESCRITO AQUI SIRVE PARA PODER MOSTRARLES A MIS HIJAS LAS DIFERENCIAS EN EL HOMBRE Y LA MUJER, COMO BIEN LO DICES, NO HAY QUE BUSCAR A TU MEDIA NARANJA-TORONJA, SINO MAS BIEN COMPLEMENTARSE CON LAS OPOSICIONES O LO OPUESTO QUE TENEMOS CADA GENERO. MUCHAS GRACIAS POR LO ESCRITO, TE DESEO LO MEJOR.

    ResponderEliminar
  2. Hola Guadalupe, las cosas suceden en la mayoría de las ocasiones por falta de conocimiento; pero cuando llega nunca es demasiado tarde. Es muy probable que tu esposa efectivamente este en la etapa del enamoramiento y es en esta etapa cuando mas fácil se nos da tomar decisiones equivocadas; hay una video en you tube que quiza ayude te lo comparto. http://www.youtube.com/watch?v=qs5aV0LvE68, si además de aprender de los errores confías en Dios seguramente todo terminará como debe ser.

    ResponderEliminar